viernes, 26 de agosto de 2011

Strauss-Kahn y el feminismo totalitario

Salvador Sostres 


23 AGO 2011   23:45

Strauss-Kahn y el feminismo totalitario

 
Lo que nos tiene que hacer reflexionar del caso Strauss-Kahn, ahora que el juez ha retirado ya todos los cargos contra él, es que no puede ser que baste la palabra de cualquier mujer, y su indemostrada acusación de maltrato o violación, para que un hombre sea automáticamente detenido, exhibido ante los medios de comunicación y que su prestigio y su vida queden absolutamente destrozados.


El totalitarismo feminista es intolerable y hay que decir basta. Hay que decir basta a las detenciones basadas en una mera acusación sin que nadie se tome la molestia de verificarla. Hay que decir basta a que centenares, miles de padres divorciados no puedan obtener la custodia compartida de sus hijos por ser hombres. Hay que decir basta a la persecución y a la criminalización del hombre por el simple hecho de serlo.


Lo que se ha hecho con Strauss-Kahn es un escándalo de proporciones trágicas. Fue detenido en un avión, exhibido como una mona de feria cautivo y esposado, tuvo que dimitir del cargo de director del Fondo Monetario Internacional, pagar una astronómica fianza para quedar en libertad vigilada, y ver como su reputación, como hombre y como político, quedaba absolutamente manchada. Todo ello por nada, por nada de nada, como ha certificado el fiscal de Manhattan solicitándole al juez que retire los cargos; y el juez retirándolos.


No soy socialista pero espero que el señor Strauss-Kahn pueda presentarse a las elecciones presidenciales de su país, y espero que las gane y que su victoria sea la punta de lanza de la imprescindible batalla que tenemos que librar contra este terrible feminismo de corte nazi que embrutece la libertad pervirtiéndola del modo más grosero y más zafio.


También sería recomendable que los que se creen capaces de opinar de todo, y de crucificar con sus prejuicios y sus tópicos a los que no piensan como ellos, fueran la próxima vez más prudentes. Primero porque es una de una osadía inaudita especular sobre lo que puede haber pasado en la habitación de cualquier hotel de lujo sin haber estado allí, y luego porque los panfletos -sean feministas o machistas- son lo contrario del periodismo, de la inteligencia razonadora y de la escritura honesta.


Sería deseable también que este por otro lado previsible desenlace, sirviera de lección para desterrar el resentimiento social como modo de análisis de la realidad. No podemos partir de la base determinista de creer que un hombre blanco y rico es por definición culpable, y que una camarera negra, también por definición, es siempre una víctima.


Los que tanto celebraron la diligencia de la justicia americana cuando DSK fue apresado no pueden ahora tener el cinismo y el mal perder de decir que el fiscal se ha vuelto un corrupto o un inepto de la noche a la mañana, y tienen que aceptar su conclusión con el mismo vigor con que se cebaron con DSK el funesto día de su detención aberrante.


Finalmente, los que sostienen que los abogados del político francés han llegado a un acuerdo económico con la camarera, tendrían que recordar que ha sido el juez quien ha retirado los cargos, y no ella, y que en cualquier caso, una mujer que aceptara dinero a cambio de sexo es lo que es, lo acepte antes o después de haberlo practicado.


Que es más o menos lo que el fiscal y el juez vienen a decir con la decisión que han tomado.

No hay comentarios:

Congreso del PSOE

Congreso del PSOE
Para maltratados los padres separados
Loading...