viernes, 2 de marzo de 2018

El suplicio de los padres divorciados. Embargo y desahucio de local de trabajo.

El suplicio de los padres divorciados.
Embargo y desahucio de local de trabajo.
24 de junio de 2015
Tras la correspondiente demanda basada en falsedades al padre le embargan y desahucian del local donde trabaja.
La exesposa no trabaja ni tiene intención de hacerlo pues su idea del matrimonio es conseguir un esclavo que la mantenga. Lo que ha reconocido en varias ocasiones incluso en el propio juzgado. El divorcio instado por ella no le supone perder la fuente de sus ingresos. Su exmarido sigue siendo su esclavo con la ayuda de la inícua ley y de los inícuos jueces.
Es la continuación del interminable proceso judicial de divorcio con los consabidos:
-  impedimento de contacto con los hijos.
- denuncias falsas.
- paso por calabozo e incluso prisión preventiva.
- pérdida de confianza en la Justicia en particular y en la Administración en general.
- pérdida de salud.
- pérdida de empleo.
- ruina económica.
Las denuncias falsas de la exesposa no le han supuesto sanción alguna. Ni penal ni administrativa ni económica. De hecho, sigue publicitándose como mujer maltratada pese a que la justicia ha dictaminado lo contrario. En el presente vídeo se puede apreciar lo “maltratada” que es.
Los hijos han sido alienados y hace más de trece años que no tienen trato con su padre.
La exesposa argumenta en el juzgado que ha de mantener a sus hijos y para ello no duda en impedir que el padre pueda trabajar y generar dinero.
Las constantes denuncias falsas y sus correspondientes procedimientos judiciales distraen mucho tiempo y dinero al denunciado en falso además de impedir tener la cabeza en su sitio. Las injustas resoluciones judiciales han conllevado embargos a favor de la exesposa por una injusta deuda que no deja de crecer gracias al injusto sistema judicial.
Este embargo, subasta y desahucio se han tramitado sin el conocimiento del afectado a quien su abogada y su procurador le han tenido ignorante. Lo que no ha impedido que cobren sus honorarios.
La exesposa ha vendido el local incluso antes del desahucio. Sigue sin trabajar.
El beneficio del menor es el argumento que usan los jueces de familia para dejar a los hijos huérfanos y en la ruina económica.
El beneficio de la mujer es en realidad el único bien jurídico que se protege y los hijos son sólo el instrumento para extorsionar al padre.
Cuestión aparte son las excepciones que confirman la regla.
 

No hay comentarios:

Congreso del PSOE

Congreso del PSOE
Para maltratados los padres separados